"El hábitat natural para tu mente enferma"


Comic mortadelo

Publicado en julio 31st, 2016 | por Carmen Viñolo

2

“¡A por el niño!”: lectura recomendada para este verano

A mí F. Ibáñez me hace feliz.

Un gran creador, F. Ibáñez. Su obra repite el mismo esquema una y otra vez. Es mántrica. Sin embargo, cada lectura es como si fuera la primera.

numeros-F113-413-259-927Lo descubrí de niña, gracias a mi prima. Ella me regaló sus tebeos de Mortadelo y Filemón, así como su colección de Los cinco. Me los leí todos. Me encantaban. Pasaron los años y, cuando me hice mayor, Los cinco se habían perdido por el camino, pero Mortadelo seguía acompañándome. Él y toda su troupe: 13, Rue del Percebe (mi preferida), Rompetechos, La familia Trapisonda, Chicha, Tato y Clodoveo, Pepe Gotera y Otilio -qué personajes más representativos del (que)hacer típico de nuestro país: las chapuzas-. Los tebeos de F. Ibáñez son una maravilla: capaces de curar el pánico a un aerofóbico, de alegrarle el día a un condenado a muerte e incluso de quitarle los complejos a cualquiera que padezca de incontinencia.

Mi tebeo preferido de Mortadelo y Filemón es ¡A por el niño! De pequeña me encantaba. Quizá porque los protagonistas de la historia eran niños. La T.I.A. había descubierto que unos secuestradores andaban tras uno de los niños internos en una escuela. Querían secuestrarlo para pedir un cuantioso rescate. Todos los chiquillos eran hijos de reputados miembros de la sociedad. Lo más divertido y genial de la historia es que cada niño se comportaba de la misma manera que su padre. Por ejemplo, el hijo del campeón mundial de karate iba arreando llaves de karate por doquier; Carburito, hijo de un diseñador de Fórmula 1, transformaba todo lo que se le ponía por delante en un vehículo motorizado y, claro, el hijo del diputado se pasaba el día durmiendo a pierna suelta. Este innatismo provocaba escenas delirantes. Qué monos eran todos y qué traviesos. Y cómo se las hacían pasar canutas a los mayores.

El elenco de personajes no se acababa ahí. Los secuestradores no tenían desperdicio, especialmente el más pequeño, al que hacían pasar por uno de los rapaces: Margarito.

IMG_0002

También había un buitre que era igualito a la directora de la escuela.

IMG_0003

¡A por el niño! fue uno de los tebeos que me regaló mi prima y, aunque yo los guardaba todos como oro en paño, éste desapareció un día sin dejar rastro. Qué desilusión más grande. Qué hartón de llorar cuando fui a buscarlo y ya no estaba. Durante años recordé ese tebeo y jamás lo encontré, por mucho que rebuscase entre los puestos del Mercat de Sant Antoni domingo tras domingo. Pero un buen día andaba yo conviviendo con mi gran amiga Montse y, ojeando en su estantería, repleta de libros, mis ojos se pararon en seco ante un ejemplar: ¡A por el niño! No podía creer lo que veían mis ojos. Tuve que frotarlos varias veces, pues pensaba que estaba soñando. ¡Pero era real! Tras largos años de pérdida y búsqueda allí estaba de nuevo, entre mis manos.  Y aún por encima era ¡de tapa dura! Mi amiga Montse que es la persona más generosa del mundo -ella y toda su familia- me regaló el tebeo sin pensárselo dos veces. Y aún lo conservo, para mi deleite y el deleite de mis hijos y de los hijos de mis hijos…

Gag1

Tags: , , ,


Sobre el Autor



2 Responses to “¡A por el niño!”: lectura recomendada para este verano

  1. Alberto says:

    ¡Qué buenos Mortadelo y Filemón!
    Mis preferidos son los de las olimpiadas, Magín el mago y los inspirados en la realidad como la Gomeztroika o uno que hay un personaje que se llama Rufián en vez de Roldán).

    • Gracias, Alberto por tu comentario. ¡Los tebeos de las olimpiadas son la repanocha!También me gustaba uno de niña sobre el castillo de Drácula y unos monstruos. Por desgracia no recuerdo el título. Es uno de esos que se perdieron en el camino…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑