"El hábitat natural para tu mente enferma"


La cara B Ester Segarra

Publicado en febrero 27th, 2015 | por Rubén Sánchez

0

Bloodbath – Grand Morbid Funeral – Death Metal de terciopelo

Bloodbath-Grand-Morbid-FuneralBloodbath es realmente una vía de escape para algunos de los más talentosos músicos del metal actual. En su ya longevo devenir, bandas como Katatonia, Opeth o Paradise Lost sufrieron una casi continua evolución, dejando poco a poco atrás las voces guturales que les alumbraron, suavizando el sonido y abandonando las fases más crudas de su repertorio. Ahora, viendo tal camino desde una posición tan alejada del punto de partida, dicha evolución resulta lógica y en definitiva  parece que han terminado por encontrarse a sí mismos en un punto en el que se encuentran totalmente cómodos como músicos.

Tal vez sea demasiado exagerada esta afirmación, ya que con la formación de, precisamente, Bloodbath, han demostrado que algo quedaba en su interior que necesitaba una mayor aspereza para ser contado. Un envoltorio menos amable y más agresivo que permitiese expulsar toda la bilis acumulada durante largos años. Estamos hablando de Jonas Renkse y Anders Nyström, cuerpo y alma de Katatonia, de Martin Axenrot y Mikael Åkerfeldt, ambos de Opeth, y Per Eriksson, hasta hace unos meses también miembro de Katatonia.

Para su último disco, Grand Morbid Funeral (Peaceville, 2014), no todo parecía ir sobre ruedas, ya que tuvieron que lidiar con la noticia de la marcha del talentoso Mikael Åkerfeldt. Algo así nunca puede ser positivo, más aún cuando hablamos de un hombre con tal capacidad creativa. Sin embargo, propició la entrada de Nick Holmes, de Paradise Lost, y lo que perdían por un lado lo terminaron ganando con la mayor capacidad de Holmes como cantante de death metal, ya que siendo justos Åkerfeldt está cada día menos dotado para tales menesteres. Efectivamente, una vez escuchado detenidamente Grand Morbid Funeral queda evidenciado que difícilmente podrían haber encontrado a alguien más adecuado para el puesto de vocalista que Nick Holmes.

En Grand Morbid Funeral los integrantes de Bloodbath demuestran que en su recorrido hay cosas de las que ya no pueden desprenderse. Pese a que realmente es un ejemplo de cómo ejecutar death metal de calidad, en su conjunto acaba desprendiendo una luz elegante, emotiva. Consigue que mientras naufragamos en un mar de sangre, vislumbremos atisbos de su presente y futuro en sus respectivas bandas. Un suave guante de terciopelo cubierto de espinas que toma forma a lo largo de sus 11 temas, comenzando por Let the Stillborn Come to Me que es una perfecta declaración de intenciones, una demostración de que no vamos a tener ni un segundo de respiro con sus riffs desatados y ataques de doble bombo. Total Death Exhumed destaca por su musicalidad, muy cercana a la vertiente más melódica del death, o incluso superándola pareciendo más un thrash metal con voz gutural. La intro de Anne parece que nos quiere despertar, pero no tardan demasiado en entrar de nuevo las guitarras con pesados riffs que parecen apuntar al doom, un espejismo que la batería disipa en un par de ataques mientras que las cuerdas evolucionan hacia solos elaborados. La voz de Holmes ayuda a crear una atmósfera más opresiva.

Church of Vasitas evoca cantos hipnóticos con los que parecen querer abducirnos para su causa, es un tema bastante corto pero efectivo. Famine of God’s Word y Mental Abortion recuperan las partes más rápidas para dar entrada a Beyond Cremation, que se inicia con un sobrecogedor solo de guitarra, sucedido por un pequeño hiato para que Holmes vuelva a sobresaltarnos y recupere la velocidad y agresividad como banderas. Un perfecto preámbulo para His Infernal Necropsy.

Pero si hay un tema que quizá defina perfecto este álbum, seguramente sería Unite in Pain. El corte en el que la ecléctica formación parece encapsular sus distintas facetas, con unos solos de guitarra absolutamente brutales y desatados que dan inicio al tema dando muestras de su virtuosismo, seguidos de unos deslumbrantes riffs que sacan a flote toda la sensibilidad del grupo. El auténtico estandarte de este death metal que Bloodbath nos quiere mostrar. My Torturer y la homónima Grand Morbid Funeral, sirven de epílogo donde parece que el grupo quiere soltar toda la rabia contenida que aún les queda.

Grand Morbid Funeral en definitiva es un magnífico albúm de death metal y una feliz noticia para todos los que amamos el metal en general.  La escena sigue en inmejorable forma y nos ha regalado un buen número de discos destacables durante este 2014.

 

 

Tags: , , , , , , , , , ,


Sobre el Autor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑