"El hábitat natural para tu mente enferma"


Arigatô! vlcsnap-2014-12-18-01h20m33s127

Publicado en diciembre 18th, 2014 | por Rubén Sánchez

0

Bullet Ballet – Un Tsukamoto casi domado

Bullet_Ballet-453263532-largeShinya Tsukamoto es uno de esos directores que viven en ese extraño lugar reservado a los cineastas diferentes, capaces de desafiarte con cada película transformándola en una experiencia difícilmente clasificable. Tsukamoto saltó a la fama con Tetsuo, El Hombre de Hierro (Tetsuo, 1989), toda una declaración de intenciones, una agresiva sucesión de imágenes impactantes a ratos desagradable y a ratos hipnotizante.

Bullet Ballet (Bullet Ballet, 1998) llegó con un Tsukamoto ya erigido en su propio olimpo ciberpunk, y sin embargo podemos entenderla como su camino hacia un cine algo más estándar, dentro de los alocados parámetros del propio Tsukamoto. Bullet Ballet sigue explotando la grabación en blanco y negro y 35 milímetros, con un movimiento de cámara casi epiléptico, seguido de largos planos casi estáticos como contraste. Pese a estar más domado, sigue siendo inaccesible para el público masivo.

La historia no tiene desperdicio, y en esta ocasión el propio Shinya Tsukamoto toma el papel protagonista de Goda, un hombre normal y corriente, con un trabajo de administrativo y una vida equilibrada. Todo se derrumba en un abrir y cerrar de ojos cuando la policía le comunica que su novia se ha suicidado. La duda se instala en él y poco a poco le va destruyendo desde dentro, el no saber el porqué de la decisión de su novia, el no haber podido hacer nada comienza a transformarle. Su metamorfosis espiritual estalla cuando se encuentra con Chisato, una joven perteneciente a una banda callejera que le engaña para robarle el dinero y darle una paliza. En Goda comienza a crecer el deseo de venganza, potenciado por su latente frustración. Su objeto de deseo pasa a ser un arma, símbolo de poder con el que Goda cree que alcanzará la calma y hallará una respuesta. Tsukamoto así refleja el deseo de fuerza y poder, representado en una ridícula pistola casera, pero que sin embargo proporciona a Goda una paz temporal en su espiral autodestructiva.

vlcsnap-2014-12-18-01h21m13s15

Su relación de amor-odio con Chisato le llevará a conocer el Tokyo oculto, el sucio y arrabalero donde los criminales campan a sus anchas y en el que extrañamente Goda va encontrándose cada vez más a gusto, adaptándose. Entre tanto Bullet Ballet nos ofrecerá violencia, reflexiones y mucha adrenalina.

Tags: , ,


Sobre el Autor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑