"El hábitat natural para tu mente enferma"


Cine vlcsnap-2016-09-23-09h43m43s170

Publicado en septiembre 23rd, 2016 | por Rubén Sánchez

0

El Malvado Zaroff

the_most_dangerous_game-744027803-largeEl Juego más Peligroso (The Most Dangerous Game, 1924) es una novela corta escrita por Richard Connell, basándose en las cacerías de animales que se celebraban en África y tan populares eran entre los adinerados estadounidenses de la época. La novela fue guionizada por James Ashomre Creelman para que Ernest B. Schoedsack pudiese llevarla a la gran pantalla bajo el nombre, en España, de El Malvado Zaroff (The Most Dangerous Game, 1932), en otro claro ejemplo de como una traducción sui generis a la española puede destrozar parte de la intriga de una película.

Ernest B. Schoedsack iniciaba así una época que continuaría nada menos que con King Kong (King Kong, 1933), sin duda la historia del gran simio ha perdurado mucho más en la memoria cinéfila colectiva, pero también sería muy injusto obviar que El Malvado Zaroff ha llegado al estatus de película de culto. Primero tenemos la primera adaptación de la novela de Richard Connell, que posteriormente ha sido adaptada y versionada hasta el hastío, y en consecuencia tendremos una de las primeras, sino la primera, que trata la caza del hombre.

Efectivamente, Richard Connell para tratar de concienciar sobre la caza mayor por pura diversión hizo un cambio de roles, o más bien le confirió al ser humano el papel también de presa, y no sólo de cazador. Zaroff, un conde cosaco muy malvado, recordemos el desafortunado título, vive en una remota isla rodeada por peligrosos arrecifes. Además, Zaroff ha colocado estratégicamente boyas señalizadoras que llevan indefectiblemente a los barcos hacia un seguro naufragio. Los supervivientes, las aguas están infestadas de hambrientos tiburones, son recibidos en la mansión del conde bajo un falso manto de hospitalidad.

Zaroff representa a todos esos ricos que se divertían matando animales en África, pero que ahora ha decidido que necesita algo más, y eso es cazar seres humanos. Buscando la empatía, Connell nos coloca como víctimas, representados además por otro cazador, Robert Rainsford. Zaroff se mostrará como el cazador sin escrúpulos, revestido por una cobertura moral que él mismo ha creado para justificar su comportamiento. El éxtasis de la caza, el imponerse a tu presa. Realmente nada que le diferencie de un cazador de safaris, más allá del objetivo de su rifle.

vlcsnap-2016-09-23-09h43m13s909

La película presenta una tensión que explota más o menos a la mitad, cuando descubrimos las verdaderas intenciones de Zaroff  -insisto, ya telegrafiadas en el título en castellano- y se da inicio a un tétrico juego en el que sólo uno de los protagonistas podrá sobrevivir. Como contrapunto tenemos a la protagonista femenina, interpretada por Fay Wray en una actuación tan convincente que hizo que Schoedsack volviese a contar con ella para protagonizar su King Kong.

Una historia que ha dado mucho de sí a lo largo de la historia, llegando a homenajes/remakes tan disparatados como el que firmó John Woo en Blanco Humano (Hard Target, 1993) con Jean Claude Van Damme como presa.

Tags: , , , ,


Sobre el Autor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑