"El hábitat natural para tu mente enferma"


Literatura 021293810923821

Publicado en junio 2nd, 2019 | por Juan Soto Viñolo

0

Las habitaciones de atrás. Capítulo XXIV

MÚSICA.- LA SINTONÍA DE APERTURA.

ANNE.- Efectivamente, mamá me regañó. Lo hizo como se regaña a una chiquilla y, por un momento, estuve a punto de contestarla, pero pude evitarlo, afortunadamente, y no ocurrió nada. Nos reprocharon el hecho de que estuviésemos en la habitación de Peter, mientras los aviones bombardeaban las afueras de Ámsterdam. Tal como yo supuse, aquel día el bombardeo no pasó de las afueras de la ciudad. Por lo tanto, no corríamos ningún peligro ni Peter ni yo y, por supuesto, ninguno de la familia. En los días sucesivos, he subido con frecuencia a respirar aire puro después de cenar. Me gusta estar allá arriba, sentada cerca de él y mirando afuera. Van Daan y Dussel, hacen alguna que otra observación cuando desaparezco hacia la habitación de Peter.

2º PLANO

DUSSEL.- ¿Es conveniente que un joven caballero reciba a una jovencita en la semioscuridad…? (RÍE)

VAN.- La habitación de mi hijo es la segunda casa de Anne…

1er PLANO

ANNE.- ¿Qué opinas de todo esto, Peter?

PETER.- Eso no es más que envidia por parte del señor Dussel, Anne. Es natural que hablen y critiquen. No tienen nada que hacer en todo el día. Ahora el tema, somos tú y yo…

ANNE.- Mamá también quisiera preguntarme. Pero no se atreve.

PETER.- ¿Por qué…?

ANNE.-  Sabe que me obligaría a responderme y por eso se contiene, pero se muere de curiosidad. También Margot, está interesada en saber qué ocurre.

PETER.- Pero eso es lo que me pregunto yo: ¿Qué ocurre? ¿Es que un chico y una chica no pueden hablar de sus cosas, no pueden tomar el fresco por las noches, en la casa en la que habitan nuestros padres…? ¡No lo entiendo, Anne!

ANNE.- Yo tampoco, Peter…

PETER.- (SILENCIO)

ANNE.- ¿En qué piensas…?

PETER.- Anne, ríe por favor.

ANNE.-  ¿Reír? ¿Por qué tengo que reír?

PETER.- Porque me gusta; se te hacen dos hoyuelos en las mejillas cuando ríes. ¿Cómo se te hacen…?

ANNE.- (AIRE) Nací con ellos. También tengo uno en la barbilla. Es mi única belleza.

PETER.- No estoy conforme. ¡No es cierto!

ANNE.- Sí lo es. Sé perfectamente que no soy guapa. Nunca lo he sido ni lo seré jamás.

No estoy de acuerdo, Anne.

MÚSICA. EL TEMA DE AMOR DE ELLOS = TODA LA ESCENA.

ANNE.- (SILENCIO)

PETER.- Tú me pareces muy bonita. ¡Eres bonita…!

ANNE.- (AIRE)

PETER.- ¿No te lo habían dicho nunca…?

ANNE.- No, Peter. Es la primera vez que me lo dicen y me engañan…

PETER.- ¡Anne!

ANNE.- Sé que no soy bonita, Peter. Soy una chica del montón. Una muchacha como hay muchas. Y tú lo sabes…

PETER.- Anne, para mí eres la muchacha más bonita que he conocido y si te hablo así será porque lo siento. ¿Es que piensas que puedo galantear contigo en la situación en que nos encontramos y precisamente contigo que eres más inteligente que yo…?

ANNE.- (SILENCIO)

PETER.- Hay cosas que no pueden decirse si uno no las siente muy dentro de sí. Ésta es una de ellas. Si no fueras bonita para mí, sería incapaz de decírtelo y cuando te lo he dicho, puedes estar segura de mis palabras… ¡Con lo que me ha costado arrancar…!

ANNE.- (RÍE) ¡Peter…!

PETER.- Parece que fue ayer cuando íbamos los dos al colegio judío. ¿Lo recuerdas…?

ANNE.-  Sí, tú siempre ibas a una clase más adelantada que la mía. Nos encontrábamos al terminar las clases, en la calle. ¿Por qué llevabas tú siempre mi mismo camino…?

(RÍE) Cosas de niño…

ANNE.- (RÍE)

PETER.- (SILENCIO)

ANNE.- Peter…

PETER.- ¿Qué…?

ANNE.- ¿Has estado enamorado alguna vez…?

PETER.- No, Anne. No sé lo que es eso…

ANNE.- (SILENCIO)

PETER.- ¿Y tú?

ANNE.- Soy todavía una niña…

PETER.- (PAUSA) ¿Qué crees tú que es el amor?

ANNE.- No lo sé. Adivino que es lo más hermoso del mundo porque lo hizo Dios. No puedo decir más, Peter.

PETER.- Opino como tú. Ha de ser realmente maravilloso estar enamorado de verdad…

ANNE.- (SILENCIO)

PETER.- Creo que hasta la muerte no debe importar, muriendo al lado del ser amado, ¿verdad…?

ANNE.- Nada importa nada cuando el amor es lo más importante…

PETER.- (AIRE) ¿Llegará para nosotros alguna vez?

MÚSICA.-

ANNE.- Todo es aún tan difícil. ¿Será que todo este tiempo Peter Sólo ve en mí a una amiga? ¿No soy nada más para él? ¿Por qué habrá dicho si llegará el amor para nosotros alguna vez…? ¿A quién se refería…? Peter, sólo Peter, llena mis días, mis sueños y mis pensamientos. El sábado ya no podía más; me sentía muy desgraciada. Mientras estuve con él logré contener mis lágrimas; luego con la señora Van Daan, conseguí reír y parecer alegre mientras tomaba una limonada con ella, pero sabía que en cuanto quedase sola, rompería a llorar desesperadamente. Por la noche, cuando ya me iba a dormir, me deslicé hasta el suelo, y después de rezar mis largas oraciones, lloré con la cabeza entre los brazos y las rodillas dobladas, acurrucada sobre el frío suelo. (LLORA, LARGO)

EFECTO.- ABRIR PUERTA

MARGOT.- ¡Anne! ¡Anne! ¿Estás enferma?

ANNE.- (REHACIÉNDOSE ALGO DEL LLANTO) No, Margot. ¿A qué has venido…?

MARGOT.- (ACERCÁNDOSE) Te he oído y…

ANNE.- Gracias, hermanita. Otra vez no te molestes. No me hagas mucho caso.

MARGOT.- ¿Qué te ocurre…?

ANNE.- Me encuentro muy sola, Margot.

MARGOT.- Nos tienes a nosotros. ¿Qué más quieres…?

ANNE.- Estoy horriblemente sola.

MARGOT.- (PAUSA) ¿Y Peter…?

ANNE.- ¿Qué quieres decir…?

MARGOT.- ¿No te consuela él…?

ANNE.- ¿De qué ha de consolarme?

MARGOT.- Tú lo sabrás, hermanita.

ANNE.-  A veces lo siento tan lejos de mí…

MARGOT.- (PAUSA) Estás enamorada de él, ¿verdad?

ANNE.- (REANUDA EL LLANTO)

MARGOT.- ¿Lo sabe Peter)

ANNE.- (LLANTO)

MARGOT.- Dichosa tú que has encontrado la persona en la que pensar y en la que soñar. Yo todavía no… Y tal como están las cosas creo que nunca sabré qué es el amor…

ANNE.- (LLANTO COMO UNA DESCOSIDA)

MÚSICA.- ARRIBA EL TEMA DE ANNE. LARGO

ANNE.- Quien no escribe no comprenderá lo maravilloso que resulta. Antes me lamentaba de no saber dibujar, ero ahora soy feliz porque, al menos, puedo escribir. Y si no tengo talento bastante para escribir libros o artículos periodísticos, al menos podré hacerlo para mí misma en este diario. Quiero salir adelante. No deseo imaginar siquiera que tenga que llevar una vida como la de mamá, la de la señora Van Daan y la de todas las mujeres que hacen sus labores cotidianas y son olvidadas luego. Quiero tener algo más que un esposo y unos hijos por gracia de Dios. ¡Quiero seguir viviendo aún después de mi muerte…! Estoy agradecida a Dios por haberme dado este don, esta posibilidad de desdoblarme ante mi diario y de escribir, de expresar cuanto pasa por mí… Mientras escribo soy capaz de olvidarlo todo; mis pesares desaparecen y mi valor vence. Pero y este es el gran interrogante-, ¿llegaré alguna vez a ser periodista o escritora? Espero que sí. Escribiendo todo revive para mí; mis pensamientos, mis ideales, mis fantasías, todo…

MÚSICA.- EL TEMA OTRA VEZ, RESOLVIENDO, LARGO.

MÚSICA.- UNA MARCHA INGLESA.

VOZ.- El 6 de junio de 1944, la BBC anunciaba que la invasión había comenzado. Calais, Boulogne, Le Havre, fueron bombardeadas, así como también el paso de Calais. Según las noticias de Alemania, fuerzas inglesas descendieron en paracaídas sobre la Costa de Francia para luchar contra la Marina alemana. A las diez de la mañana, la BBC siguió retransmitiendo en alemán, holandés, francés y otras lenguas que la invasión había comenzado. A las once, nuevas noticias en alemán y discurso del Comandante en Jefe Dwight Eisenhower que dijo:

EISENHOWER.-This is D-day. Stiff fighting will come new, but after this the victory. The year 1944 is the year of complete victory. Good luck!

VOZ.- Hoy es el día D. Seguirá ahora una dura lucha, pero tras ella la victoria. El año 1944 es el año de la victoria completa. ¡Buena suerte! A la una del mediodía, noticias desde Inglaterra. 11.000 aviones están dispuestos; 4.000 lanchas de desembarco y otras unidades pequeñas, desembarcarán sin cesar tropas y material. Discursos de Gerbrandy, del Primer Ministro de Bélgica, del Rey Haakon de Noruega, de De Gaulle, de Francia, del Rey de Inglaterra y, finalmente, de Churchill…

MÚSICA.- ARRIBA LA MARCHA.

OTTO.- Es posible que éste sea el principio de nuestra liberación, señor Van Daan.

VAN.- Tal como se están poniendo las cosas, los acontecimientos pueden precipitarse. ¡Ojalá que sea así…! ¡Hay veces que no puedo resistir este encierro!

OTTO.- ¿Y qué cree Vd. que nos ocurre a los demás…? Pero hay que aguantar, aunque sólo sea por nuestros hijos…

VAN.- Las últimas noticias recibidas dicen que los aliados han tomado Bayeur, un pueblo de la costa francesa y están intentando tomar Caen.

OTTO.- (AIRE) Esperaremos una vez más.

VAN.- En esta ocasión, hay muchas posibilidades de que la guerra termine nuestro cautiverio también. Que sea la voluntad de Dios…

MÚSICA.- LA SINTONÍA FINAL DE CAPÍTULO.

**

Este capítulo forma parte del programa de radio “Las habitaciones de atrás” que escribió Juan Soto Viñolo para la radio. Fueron 30 capítulos en versión libre.

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , ,


Sobre el Autor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑