"El hábitat natural para tu mente enferma"


Buenas Nuevas 017363535384448

Publicado en noviembre 12th, 2017 | por Carmen Viñolo

0

Twin Peaks. Temporada 3. Episodio 16: Audrey’s Dance

¡Que no cunda el pánico! Aunque en coma, el bueno de Cooper vive después de haber metido los dedos en el enchufe. ¿Fue acaso la electrocución debida a su empanamiento permanente? ¿O que él sabía que ésa era la única vía hacia su despertar?

La tercera temporada de Twin Peaks recoge el relevo de la telenovela que se perdió, que cayó en la primera temporada. Sin embargo, el coma de Cooper no es un truco para «a ver qué hacemos con este personaje», sino que se trata de un puente hacia su nuevo estado de ánimo: el agente Dale Cooper de siempre.

01736335337373737

Ahora bien, ¿es justo que Diane tenga que ser el recipiente que germina la semilla? Aún más cuando de su boca conocemos la verdadera bestialidad del Doppelgänger de Cooper.

PHILLIP JEFFRIES

¿Quién creéis que es éste?

Sí, llegados a este punto resulta complicado ver al bueno de Cooper con los mismos ojos.

018373736363636

En cambio, los hermanos Mitchum, a pesar de ser gángsters, poseen un corazón de oro. Son inocentes, incluso. Tras presenciar un tiroteo frente a la casa de Dougie y Janey-E, Bradley Mitchum se pregunta: «¿Qué clase de vecindario es éste?», a lo que su hermano contesta: «Gente con mucho estrés, Bradley».

01349463525533338439

Sin duda, estos dos son la mejor pareja de la tercera temporada, sin contar a Audrey y su marido, claro. Igual de cómicos, aunque mucho más grotescos, ¡donde va a parar!

Estos dos han tardado 5 episodios en llegar al Roadhouse. Se podría hacer una miniserie sólo con ellos dos intentando salir de casa. Pero la genialidad no acaba ahí. En este episodio llegan por fin al bar. Piden una copa y, después de la actuación más insulsa en lo que va de serie, ocurre la magia. El maestro de ceremonias anuncia el siguiente tema: Audrey’s Dance. Todo el mundo se hace a un lado y la pista de baile queda despejada. Audrey mira a su alrededor aturdida, pero entonces suena la música, su melodía. Audrey se sumerge en ella y empieza a bailar…

¡Miracolo! ¡Aleluya! ¡David Lynch es grande!

01335349444048447

Tags: , , , , ,


Sobre el Autor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑