"El hábitat natural para tu mente enferma"


Cine your-name

Publicado en enero 12th, 2018 | por Rubén Sánchez

0

Your Name.

kimi_no_na_wa-612760352-largeAnteriormente ya habíamos hablado de Makoto Shinkai centrándonos en su obra El Jardín de las Palabras (Kotonoha no Niwa, 2013), y aunque revisar la obra del autor se vuelve cada día una mayor necesidad al tener más de una joya en su haber, no en vano ya hay quien lo compara con Miyazaki pese a que el mismo Makoto huya de esa idea, primero avanzaremos hacia el 2016 para fijarnos en la que es, hasta ahora, su última obra.

Your Name. (Kimi no Na Wa, 2016) presenta de inicio muchas de las bases estéticas y narrativas de las que pudimos en El Jardín de las Palabras: una animación tremendamente bella y diálogos impregnados de un sentimiento latente. No nos engañemos, el argumento de Your Name es de los que haría correr en sentido contrario a una gran masa de espectadores potenciales ¿Qué puede tener de atrayente una historia de dos jóvenes japoneses que intercambian sus cuerpos? ¿Estamos ante un remake japonés de una de tantas películas nacidas en Hollywood sobre ese tema? Pues no, por suerte no. Nada tiene que ver con ese cine de comedia ligera y de escasa calidad.

Mitsuha, una joven oriunda de un pequeño pueblo japonés, vive con el firme deseo de escapar de allí y, a ser posible, volver a nacer como un chico guapo de Tokio creyendo que así tendrá una vida sin tantas trabas y con más emociones. Su deseo parece cumplirse cuando despierta en la piel de Taki, mientras que el propio Taki se encuentra en el cuerpo de Mitsuha. Inicialmente piensan que es un sueño, pero poco a poco se van dando cuenta que algo extraño está sucediendo y se van dejando mensajes pintándose la mano o escribiéndolos en el móvil. Curiosamente, el intercambio parece ser positivo para ambos, Taki con un toque más femenino parece atraer a su jefa, la deseada Miki Okudera. En el caso de Mitsuha no parece que el exceso de hormonas le siente igual de bien, pero se muestra más decidida y resolutiva.

Your-Name-Personajes

Lo que inicialmente son pequeños mensajes para marcarse pautas mutuamente, va creciendo y su interacción les va acercando hasta llegar a sentir algo entre ellos. Es entonces, cuando deciden que ha llegado el momento de verse en persona para tratar de ahondar en el fenómeno, sus consecuencias y la razón para que ello suceda, cuando la película da un giro radical para mostrarnos lo realmente lejos que se encuentran uno del otro. La desesperación y el pequeño hilo de esperanza que trata de unirles, una cuerda roja trenzada en el pequeño pueblo que representa la interacción entre las personas, atándolas emocionalmente y aferrándose a ella para tener un futuro en común.

Poco más se puede contar para no destrozar la película en lo que al argumento se refiere, pero quede claro que la carga emocional que es capaz de mostrar Makoto Shinkai es desbordante consiguiendo que realmente empatices con los personajes y desees una resolución feliz para ellos. La banda sonora trata de apretarte aún más el corazón, incluyendo varias composiciones realizadas exclusivamente para la película por el grupo japonés Radwimps, que personalmente no lo encuentro de lo mejor de la película porque en determinados momentos hace que parezca más un videoclip, aunque también es cierto que la misma letra de las canciones interactúan con el desarrollo de la película fundiéndose en bastantes oportunidades.

Así que esto es así, una película de intercambio de cuerpos arrasa en taquilla en Japón y acumula una ingente cantidad de premios y nominaciones. O medio mundo se ha vuelto loco o Your Name incluye un tesoro en su interior. Me inclino claramente por lo segundo.

Tags: , , , , , , , ,


Sobre el Autor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑