"El hábitat natural para tu mente enferma"


Dolor de muelas Captura de pantalla 2015-11-20 a la(s) 18.20.06 2

Publicado en marzo 12th, 2017 | por Carmen Viñolo

1

“Los guardianes de la libertad”: manufacturando consentimiento (II)

En unas declaraciones posteriores a los acaecimientos del 11-S, el presidente George W. Bush afirmó que el gobierno contemplaba la posibilidad de filtrar información falsa a los medios de comunicación. Pues bien, una cosa es que la información llegue al ciudadano destilada, mutilada y disfrazada por los medios – algo que en una sociedad verdaderamente libre no debería suceder -, y otra muy distinta es que el gobierno promueva la mentira.

¿Cómo se le va a pedir al ciudadano de a pie el mínimo atisbo de crítica? El ciudadano recibe diariamente decenas de informaciones que al día siguiente parecen haber desaparecido como por arte de magia. De repente, estas informaciones se han transformado en otras, que quizá en esencia sean la misma, pero cuya forma es completamente distinta.

En la era de la información fragmentada, el hombre se revela como una mariposa que revolotea rápidamente de flor en flor buscando un nuevo polen; en contraposición con el elefante, un animal pesado, lento, reflexivo y con enorme memoria, la cual llega incluso a transmitirse de generación a generación. La memoria de la mariposa es efímera, volátil y, por ello, estrecha. El hombre de la sociedad de la información es, irónicamente, un hombre desinformado, falto de memoria y reflexión. ¿Cómo pedirle al ciudadano, pues, que recuerde lo que pasaba ayer en el mundo? ¿Cómo pedirle que recuerde aquello que se le dijo? Y lo más importante: ¿cómo pedirle que cuestione lo que se le dijo? Al ciudadano se le ha sumido en un ensueño interminable que aparece justo cuando se levanta de la cama. El ciudadano ve las noticias todos los días, pero no las observa. Mientras se zampa un bistec observa cómo se desvirtúa la información, pero no hace caso. Lo cierto es que no tiene tiempo para esas cosas. Quizá la filtración de información falsa o diluida se haya convertido en un handicap que los ciudadanos han terminado por aceptar. Porque, al fin y al cabo, ¿qué pueden hacer ellos al respecto?

 

Tags: , , , , , ,


Sobre el Autor



One Response to “Los guardianes de la libertad”: manufacturando consentimiento (II)

  1. Alberto says:

    Tienes toda la razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑